Políticas Públicas Insostenibles en Latinoamérica

Plataforma Climática Latinoamericana Dec 09, 2010 Comments Off on Políticas Públicas Insostenibles en Latinoamérica

Latinoamérica debe crear políticas públicas sostenibles, que valoricen la participación ciudadana, y cierren la brecha entre la ciencia, la política, y la acción, para reducir conjuntamente el cambio climático y la pobreza, propusieron en Cancún más de 50 organizaciones, representadas por tres redes, en un evento paralelo.

En América Latina y el Caribe “la ciencia está alejada de la acción, la ciudadanía desinformada e inactiva, el sector privado no está involucrado, y políticas públicas insostenibles no incorporan el cambio climático”, afirmaron representantes de dos redes latinoamericanas, junto a otra que opera en tres continentes.

En la región, a pesar que se redujo el 11% en los últimos años, unos 180 millones de personas permanecen en la pobreza, el 33% de la población. La reducción se debió a actividades económicas relacionadas con recursos naturales: agricultura, ganadería, minería, y petróleo.

El 70% de las exportaciones mundiales de cereales y el 43% de la carne vacuna son provistos por Latinoamérica, una región con varios países mega-diversos, denominación referida a aquellos que concentran entre la mitad y tres cuartas partes de la diversidad biológica del planeta.

Los representantes de las redes recordaron que casi una cuarta parte de los bosques del mundo se encuentran en América Latina y el Caribe. Cubren el 47% de su territorio, con una extensión de 900 millones de hectáreas, más del doble de Europa, que tiene 400 millones.

Paradójicamente, en el continente, esos mismos bosques son los mayores emisores de gases causantes del cambio climático, por su deforestación para usos agropecuarios, urbanización, o infraestructura.

El incremento de la demanda de alimentos, en las 250 millones de personas que recientemente salieron de la pobreza en Asia, pasando a la clase media, podría aumentar la deforestación de los bosques de América Latina y el Caribe.

Por otra parte, la urbanización en la región pasó del 50% al 75%, y se calcula que llegará al 80% en el 2030. Además, el retraso del continente en infraestructura de transporte origina fuertes inversiones, como lo ejemplifica que sólo la Iniciativa para la Integración Regional de Sudamérica (IIRSA) contempla 438 proyectos, entre puertos, carreteras, y aeropuertos.

Al escenario de mayor presión sobre los recursos naturales latinoamericanos, por el incremento en la demanda de alimentos, urbanización, y proyectos de infraestructura, hay que añadirle lo que los expositores llamaron “institucionalidad débil”. Con ese término se referían a la insuficiente capacidad de organismos gubernamentales para planificar, ordenar, y controlar el cumplimiento de lo establecido en sus territorios.

La respuesta para superar el cuadro de situación anterior es lo que llamaron “políticas públicas sostenibles”, en las que debería participar la ciudadanía, en sus diferentes fases de demanda, formulación, ejecución, y control.

Así se crearía un círculo virtuoso en la gestión pública, logrando eficiencia en lo técnico, y legitimidad en lo social, acercando los mundos de la ciencia, la política, y la acción. Para contribuir a ello, se proponen generar información de calidad, y tender puentes entre la academia, el conocimiento de las comunidades, los marcos institucionales, y la ciudadanía.

Señalaron casos concretos en los que se implementó la fórmula propuesta, en los que por presión ciudadana, el poder legislativo elaboró leyes de cambio climático, bosques nativos, y glaciares. Igualmente, hubo intervención de poderes judiciales, como el caso de Riachuelo, en Argentina; y Oroya, en Perú.

La propuesta fue expuesta en un evento paralelo acreditado (Side Event), presentada en común por tres redes: Plataforma Climática Latinoamericana (PCL), Articulación Regional Amazónica (ARA), y la Alianza Clima y Desarrollo (CDKN, por sus siglas en inglés).

La PCL aglutina 17 organizaciones de 10 diferentes países de América Latina y el Caribe. ARA está integrada por 34 organizaciones de 6 países amazónicos, pero planea abarcar los 9 que conforman la cuenca completa. CDKN está conformada por 6 organizaciones, que trabajan en África, Asia, y Latinoamérica.

En el evento también se presentó un estudio acerca los bosques de 8 países amazónicos, como una oportunidad estratégica para disminuir el cambio climático. Fue reportado anteriormente, porque se tuvo acceso anticipado al documento.

Por Alain Muñoz

Se puede reproducir mencionando la fuente. Se agradecerá aviso posterior, y envío de copia digital o datos de la reproducción (medio, programa, fecha, hora). Se pretende hacer conocer lo que usualmente no trasciende fuera de pequeños círculos, más que reportar el acontecer diario de la cumbre climática de Cancún.

Comentarios cerrados.